Skip to content
Lectura de 4 minutos.

4 claves para mejorar el transporte público del futuro

En la actualidad, para mitigar la ineficiencia ambiental de los autos privados, han surgidos nuevas opciones de movilidad como ride hailing (Uber o Cabify, por ejemplo), carsharing (préstamo de vehículos por cortos trayectos o tiempos), bikesharing (préstamo de bicicletas para poder recorrer la ciudad), entre otros.

Sin embargo, el transporte público sigue siendo el eje vertebral de la movilidad en las ciudades, el más utilizado y el menos contaminante. Mientras que un auto puede transportar a máximo 5 personas, el transporte público moviliza a 35, como mínimo.

Algunos datos de América Latina muestran su popularidad. “En ciudades como Bogotá, Medellín, Lima y Quito, las personas dependen del transporte público para más de la mitad de todos los viajes durante un día típico. En Ciudad de México y la Ciudad de Panamá, más del 70 por ciento de los viajes cotidianos son por transporte público, en comparación a ciudades estadounidenses como Los Ángeles y Miami, donde las cifras caen al 5 y 3%, respectivamente”. Estos datos fueron recogidos por El Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC).

Nueva llamada a la acción

La urgencia del mundo por disminuir las emisiones de carbono, ve al transporte público masivo como una de las soluciones en un futuro no tan lejano. Pero para nadie es un misterio que, por un lado, en países latinoamericanos el proceso de transición a opciones más limpias, como los vehículos de bajas emisiones o eléctricos, es muy lento (a comparación de Europa, donde ya es una realidad).
Por otro lado, el transporte público latinoamericano ofrece un servicio a los usuarios que aún deja mucho que desear. Por eso, desde ahora, ya se están pensando en acciones clave para que los autobuses del futuro no sean solo los más usados y los menos contaminantes, sino los más eficientes.

Info 1

Fuente: El Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC).

Tipos de transporte público necesarios para el largo plazo

Joven paga bus con celular

  1. Transporte multimodal: El transporte público tradicional deberá generar una red de movilidad con otra clase de vehículos, que faciliten el tránsito de los usuarios por la ciudad, como el bikesharing o carsharing. Esto como una medida de persuasión para quitarle terreno al auto privado y atender las necesidades y preferencias de las personas. Este circuito de movilidad integral se plantea como una forma de atender las necesidades de viaje del usuario final.

  2. Datos abiertos: La gestión de datos en movilidad y el acceso seguro y anónimo de la ciudadanía a ellos, es una de las visiones futuras del transporte público. De esta forma se potenciarán las aplicaciones ya existentes que muestran datos en tiempo real de la situación de las calles, y se generarán reportes y servicios de movilidad que harán más cómoda la vida de quienes transitan por la ciudad. En unos años más, esos datos se convertirán en reportes de conducción detallados, tiempo de uso, probabilidades de accidentes, frecuencia de averías y más.

  3. No más efectivo: Los sistemas de operación de las nuevas flotas de buses no necesitarán de monedas o billetes para el pago del servicio. Una tarjeta de pago integral será el siguiente paso para solventar los retrasos, incomodidades y molestias que causa no tener cambio, no tener suficiente efectivo y pasar billetes falsos. Aunque en Latinoamérica aún no resulta factible ciertos procesos de cobro automático, en países como China y Japón, ya se usan aplicaciones de pago en teléfonos inteligentes, conectadas a cuentas bancarias que permiten la salida del dinero de forma inmediata.

  4. Vehículos menos contaminantes: Es fundamental que las empresas de transporte público sustituyan progresivamente a los vehículos más antiguos (y más contaminantes) por otros más nuevos, con motores más eficientes, ya sean de propulsión eléctrica, de gas natural o incluso híbridos. Un motor diésel de 10 años de vida contamina más que un motor nuevo.

Nueva llamada a la acción

Empezar a vivir el futuro

Una forma inteligente de empezar a convertir tu flota de transporte público en una flota del futuro, es la utilización de herramientas como sistemas de GPS aplicables a autobuses que te permitirán monitorearlos 24/7.
Busca opciones que te permitan vigilar y gestionar tus vehículos desde una misma aplicación, así como obtener reportes en tiempo real de la velocidad aplicada, su ubicación y si han tenido una conducción indebida. ¿Te interesa empezar a explorar estas herramientas?

Está tu flota lista para el futuro

    Artículos destacados


    CarSync Business


    Tal vez pueda interesarte:

    ¿Buscas una solución para controlar tu flota pero no sabes cuál elegir? ¿Cómo distinguir entre las ofertas que valen la pena y aquellas que solo...

    Leer más

    Es innegable. La pandemia trajo nuevos retos logísticos para todas las empresas de América Latina. Tanto las que se dedican a transformar la...

    Leer más

    ¿Sabías que utilizando un sistema de gestión de flotas una empresa puede reducir, en promedio, entre 8% y 12% de sus costos de combustible; entre...

    Leer más

    Está comprobado. Más del 80% de clientes no vuelven a comprarle a una empresa que les ha fallado en una entrega. Y siendo el mercado del delivery...

    Leer más